Bursitis: la guía completa para comprender todo acerca de esta enfermedad

Contenido del post

La bursitis es una de las lesiones más frecuentes que alguien puede padecer en las articulaciones.

El día de hoy quiero compartirte un poco más de información sobre este padecimiento, mismo que es una de las principales razones por las que mis pacientes visitan mi consultorio.

Ya sea que necesites respuestas para ti o para alguien de tu familia, aquí encontrarás contenido realmente valioso.

¿Qué es la bursitis?

La bursitis ocurre cuando hay una inflamación de la bursa (tenemos más de 150 bursas en el cuerpo).

Las bursas son bolsas que están revestidas de células sinoviales.

Las células sinoviales producen un lubricante que reduce la fricción entre los tejidos.

Esta amortiguación y lubricación permite que nuestras articulaciones se muevan fácilmente.

A menudo, la bursitis ocurre alrededor de las articulaciones ¨grandes¨, como lo son el hombro, el codo, la cadera o la rodilla.

Me gusta explicar el funcionamiento de la bursa dando el ejemplo del aceite que pones a la bisagra de una puerta para que se pueda abrir y cerrar perfectamente.

Causas de la bursitis

Todo sobre la bursitis

Es importante mencionarte que este padecimiento no distingue edades ni género, por lo tanto, puede aparecer en cualquier momento.

No obstante, existen algunos factores de riesgo que vale la pena mencionar y tomar en cuenta:

Lesiones

Una lesión puede irritar el tejido dentro de la bolsa y causar inflamación. 

El uso repetitivo de una articulación deja a los atletas propensos a la bursitis.

Algunas causas de bursitis incluyen:

Bursitis de cadera

La bursitis de cadera es la inflamación de la bolsa de la cadera y puede ocurrir por sobrecarga, infecciones o cirugías previas.  

También, algunos corredores y velocistas pueden desarrollar bursitis de cadera.

Bursitis de codo

La bursitis de codo es la inflamación en la parte posterior del mismo.

El apoyo sobre esta zona por largos periodos o la contusión repetitiva puede provocar lesiones e inflamación. 

Bursitis hombro

Se trata de la inflamación de la bursa que cubre los tendones del manguito rotador en el hombro.

También, ocurre en actividades repetitivas en el levantamiento por encima de la cabeza .

Bursitis tobillo

Caminar demasiado con los zapatos equivocados puede ocasionar lesiones en el tobillo.

Este tipo de bursitis es común entre patinadores y atletas.

Enfermedades

Ciertas enfermedades y trastornos generalizados, como la artritis reumatoide, la gota y la diabetes, aumentan el riesgo de padecer bursitis.

Tener sobrepeso puede aumentar el riesgo de manifestar bursitis de cadera y rodilla.

Infecciones

La mayoría de las personas sanas no se ven afectadas por las bacterias que ingresan a través de la piel, pero las personas con un sistema inmunitario debilitado tienen mayor riesgo.

Ejemplos son aquellos con diabetes o VIH / SIDA, aquellos que reciben quimioterapia o radioterapia para el tratamiento del cáncer, personas que toman esteroides y grandes consumidores de alcohol.

Otras afecciones

Si hay un problema con la estructura de un hueso o una articulación (como las piernas de diferentes longitudes o la artritis en una articulación), eso puede generar más estrés en una bolsa y causar bursitis.

Las reacciones a los medicamentos y el estrés o la inflamación de otras afecciones, como la artritis reumatoide, la gota, la artritis psoriásica o los trastornos de la tiroides, también pueden aumentar su riesgo.

Tratamientos para la bursitis

Tratamientos para la bursitis CDMX

Este padecimiento siempre se debe de tratar de forma conservadora, es decir, con medicamento, fisioterapia e infiltraciones.

A continuación, brindo más detalles sobre los tratamientos para la bursitis:

Terapia

La fisioterapia analgésica y antiinflamatoria permiten fortalecer los músculos en la zona afectada y, como su nombre lo dice, a disminuir la inflamación y por lo tanto el dolor. 

Esteroides

Se podrán inyectar esteroides en el área con bursitis.

Los esteroides bloquean una sustancia química del cuerpo llamada prostaglandina, misma que causa la inflamación.  

Esta alternativa deberá de usarse hacerse con un ortopedista especializado.

Antibióticos

En caso de confirmarse una infección bacteriana, probablemente sean recetados antibióticos.

Estos se administrarán por vía oral, por ejemplo como tabletas, o por vía intravenosa, en casos más graves.

Cirugía de bursitis (bursectomía)

Si  se ha llevado un tratamiento para la bursitis y no se encuentra mejoría, la cirugía puede ser una opción.

Este padecimiento siempre se debe de tratar de forma conservadora (medicamento, fisioterapia e infiltraciones), en caso de que no funcione ninguno de los tratamientos conservadores o que se convierta en un problema estético, el procedimiento consiste en  quitar la bolsa y así eliminar el problema.

Es importante conocer bien la anatomía para no causar un daño a los tendones o articulaciones alrededor de la bursa.

Diagnóstico de la bursitis

La primera consulta de valoración con tu ortopedista de confianza es el inicio.

Es posible que durante la consulta se hagan una serie de preguntas para poder orientarte de mejor forma.

Además, en caso de sospecha de infección es muy probable que sean necesarias pruebas y análisis de sangre para ofrecer un diagnóstico de bursitis mucho más certero.

A continuación, algunos ejemplos de lo que puede ser necesario:

Análisis de sangre

El análisis de sangre servirá para encontrar signos de infección.

Funcionará también para identificar cualquier enfermedad que le esté causando la bursitis.

Radiografía

Estas imágenes muestran problemas con la posición de los huesos, artritis o fracturas.

Imágenes por resonancia magnética (IRM)

La resonancia magnética podría mostrar daño en el tejido o artritis. 

Prueba de líquidos

Se podrá extraer líquido de su bursa.

El líquido luego se envía a un laboratorio donde le realizan pruebas para ver si hay infección.

La extracción del líquido de la bursa también podría ayudar a aliviar sus síntomas.

Medidas de prevención para la bursitis

Síntomas bursitis

No siempre se puede prevenir la bursitis, pero sí se puede minimizar el riesgo siguiendo algunas recomendaciones:

  • Si eres deportista, es importante variar tus entrenamientos para no hacer los mismos movimientos todo el tiempo.  Procura calentar y estirar antes de jugar, y siempre hazlo de la forma más adecuada.
  • Incluye descansos intermitentes cuando lleves a cabo movimientos repetitivos.
  • Usa cojines o almohadillas cuando estés arrodillado o sentado sobre una superficie dura.
  • Toma el hábito de tener una buena postura todo el día.
  • Cuando empieces a hacer ejercicio, comienza de forma progresiva.  A medida que desarrollas fuerza, puedes usar más fuerza y, por ende, hacer el movimiento con más frecuencia.
  • Mantente activo; no te quedes quieto por mucho tiempo.
  • Mantén un peso corporal saludable.
  • Si algo duele, deja de hacerlo y consulta con tu médico.

Síntomas de la bursitis: cuándo comunicarme con mi ortopedista

Existen focos rojos para saber si es necesario visitar a tu ortopedista de confianza.

Los siguientes síntomas son muy comunes entre mis pacientes, y te permitirán saber en qué momento es clave visitar el consultorio:

  • Cuando el dolor e inflamación aumentan.
  • Si los síntomas de la bursitis no mejoran a pesar de estar siguiendo un tratamiento para la bursitis.
  • Dolor cuando intentas llevar a cabo tus actividades cotidinanas.
  • Se desarrolla un bulto o bultos en la articulación afectada
  • Enrojecimiento o hinchazón en la articulación afectada.
  • Fiebre, escalofríos o sudores nocturnos.

Toma la mejor decisión para tu salud

Espero que esta publicación haya resuelto todas las dudas acerca de la bursitis.

Si desafortunadamente padeces esta enfermedad, te recomiendo visitar a tu ortopedista de confianza para que puedas encontrar el mejor tratamiento para ti.

En caso de que necesites mi orientación, puedes visitar mi calendario en línea y agendar una cita presencial u online.

Urgencias Dr. Jorge Fishleder:

Hospital Ángeles Lomas Vialidad de la Barranca 22 (Interlomas) Consultorio 55, s/ número col. Valle de las Palmas, 52763 Naucalpan.

Ponte en contacto conmigo fácilmente. 

  • Hospital Ángeles Lomas, Vialidad de la Barranca 22 (interlomas) Consultorio 55, s/ número col. Valle de las palmas, 52763 Naucalpan
  • Lunes a viernes de 10am a 2pm y 4pm a 8pm
Favicon Dr Fishleder

¿Te gustó el contenido?

Compártelo en las redes sociales

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Formulario de descarga:

Formulario de descarga:

folleto de consulta en línea